Inicio La Menstruación Tu luna y la sangre menstrual
Tu luna y la sangre menstrual PDF Imprimir E-mail
Escrito por Sura Lillo   
Miércoles, 08 de Julio de 2009 19:53

La Luna es la Blanca Dama que desde el cielo nocturno derrama su plateada luz, haciendo que vibren en nuestro interior, misterios que hace mucho tiempo olvidamos. Asociada a la feminidad, despierta nuestra naturaleza mágica original y nutre el alma femenina desde tiempos inmemorables. Ella rige nuestros líquidos, nuestras emociones. Entenderla a ella es entendernos a nosotros mismos.
En su perpetua danza alrededor de la Tierra, la Luna se repliega y despliega sobre sí misma, revelándonos su rostro siempre cambiante. Ella gobierna el aspecto más sutil de nuestra naturaleza femenina: LOS CICLOS HORMONALES. Con ella nuestra feminidad se ilumina y alcanza la plenitud dadora de vida, para luego apagarse hasta oscurecer completamente, donde muere y se descansa en forma de recogimiento interior para gestar en la oscuridad de su útero una nueva semilla. La luna solo nos muestra una parte, ¿qué misterios nos brindan el lado oscuro de la luna? En la LUNA NUEVA, se anuncia el inicio de un nuevo ciclo. Nuestra energía emerge renovada. Con ella damos aliento y vigorizamos el crecimiento de nuestras semillas que ya empiezan a crecer en nuestros nidos interiores. En este tiempo es donde nuestra semilla esta siendo preparada para ser engendrada. En los ciclos de la mujer está asociada a la ovulación. El tiempo donde proyectamos nuestros deseos más profundos, ser consciente de nuestros días de ovulación nos brindan una oportunidad mágica de conectarnos con nuestras semillas, hablar con ellas, programarlas hacia aquello que queremos dar vida o manifestar.
.En la LUNA CRECIENTE, es el momento de máxima plenitud, es cuando nuestras semillas están listas para ser plantadas, podemos ver como su energía aumenta aumentando su receptividad para que la creación se manifieste. En la mujer está asociada a la fertilidad, a la multiplicación y expansión de la materia, a la vida. Conocer nuestro momento más fértil nos permite sentir cuando es el momento adecuado de engendrar la semilla para que crezca y florezca vigorosa y fuerte.
En la LUNA LLENA, es cuando nuestra semilla germina y da el fruto, el resultado de nuestro esmero y dedicación.
Cuando la mujer es engendrada es envuelta por la magia de la luna, en el momento de la concepción la influencia de la fase lunar de ese día influirá en el nuevo ser que viene. La luna nos informa de como el nuevo ser enfrentará a su experiencia en este plano.
La Luna Llena es lo completo, lo entero. En la mujer está asociado a la conexión con la tierra, a su menstruación entendida y respetada reconociendo sus misterios y regalos, es el tiempo donde honramos nuestra femineidad, entregando nuestro elixir a la madre tierra.
En la LUNA MENGUANTE, es el momento de replegarse al interior, de esperar, de interiorizar y mirar dentro de nosotros, la luna menguante es el tiempo de recogimiento e introspección que nos dará la fuerza y la visión para comenzar el nuevo ciclo de gestación que comienza en la luna Nueva.
LUNA ROJA, Durante los días sagrados del Sangrado, dado que nuestra energía se repliega hacia dentro, la Luna nos aconseja el recogimiento, para atender nuestras demandas internas. Cuánto siento yo esta necesidad de quedarme en intimidad con mi regla y mi ritmo, la sangre menstrual es sangre Fértil, llena de vida que no ha sido engendrada por el hombre pero no por ello es un desecho falto de vida. Tu sangre eres tú.
Vive tu menstruación con ilusión por los momentos íntimos y completos que te aportará. Este sería el ciclo perfecto de nuestra menstruación: ovular en luna Nueva y menstruar en Luna Llena. Nuestro útero sagrado está conectado con la tierra y con la luna, dentro de nosotras vive una luna que nos hace cambiar y evolucionar a diario, conéctate con tu Luna y descubrirás quien eres en verdad.
Pídele a la luna que te regule tu ciclo con el de ella, pídeselo hasta que se cumpla. La Menstruación es el delicado proceso a través del cual las mujeres refinamos y purificamos nuestra Esencia Femenina. Abrimos nuestro canal espiritual y renovamos nuestra capacidad creativa.
El poder de gestar y parir la vida, ya sea un bebé, una idea, un sueño o un proyecto. Podemos vivirla como una experiencia de fusión con la Divinidad Femenina, donde conectamos con nuestra verdadera identidad.
En la antigüedad se hacían ceremonias de la PRIMERA MENSTRUACIÓN, era un momento sagrado en el que las niñas concluían su infancia, para entrar a formar parte del círculo de Mujeres Fértiles. Esto ayudaba a sus hijas a tener claridad sobre el poder de convertirse en mujeres y lo que ello conllevaba.
LA POSADA DE LA SABIDURÍA
Cuando la mujer alcanza su madurez y deja de manifestar la semilla en forma de sangre, toda esa fuerza de vida queda dentro de ella misma, en este momento de su ciclo alcanza su mayor fuerza y sabiduría y se convierte en "abuela", en una mujer sabia que nutre a su familia a su comunidad. Si la mujer durante su juventud no se ha honrado a si misma corre el riesgo de entrar en esta etapa falta de entendimiento y comprensión de quien es, llevándola a sentir el síndrome del "nido vacio". Encontrar un sentido mayor a nuestra existencia es necesario, la falta de alegría de vivir nos lleva a la depresión y nos desconecta de la propia vida. Todos ocupamos un lugar dentro de la creación, los ciclos nos obligan a evolucionar para poder adaptarnos a los cambios naturales. La belleza no es patrimonio de la juventud, la belleza es brillar en lo que uno es en cada momento.
En la MENOPAUSIA, la mujer entraba en LA POSADA DE LA SABIDURÍA, donde la sangre retenida en su cuerpo la dotaba de poder mágico y capacidad de consejo y guía para toda la tribu.
Las mujeres que acaban su servicio como madres potenciales, es decir, LAS ABUELAS, también necesitan un rito que les ayude a comprender la sabiduría de los años, es necesario que honremos a las personas maduras. Nuestras más remotas ancestras: chamanas, curanderas y brujas, conectaban con la divinidad cuando " Menstruaban en la tierra". A cambio la madre Tierra, les revelaba las propiedades y medicinas de las plantas, así como las visiones y sueños que las guiaban y sanaban a ellas y a su comunidad. Ellas vienen a recordarnos el poder de la menstruación, y la importancia de sanar nuestra relación con ella. Para obtener el poder de sanarnos y sanar a la Madre Tierra. Podemos ofrecer nuestra sangre menstrual a la Tierra, para propiciar el despertar de la Diosa y de la Sacerdotisa, en el seno de cada mujer. LA SANGRE MENSTRUAL ES EL PODER DE LA MUJER.
OFRENDAR TU SANGRE A LA TIERRA.
Regalar nuestra sangre menstrual, nos ayudará en las dificultades ginecológicas, problemas con la menstruación, infertilidad y obstáculos en la concepción.
Consiste simplemente en ir cada mes a algún sitio de la naturaleza que nos inspire, quedarnos solas con nuestra intimidad o acompañadas de nuestra pareja, cavar con una piedra un agujerito en la tierra y depositar nuestra esencia. Si no podemos en los días en los que estamos con la regla, la recogemos en una botellita mezclada con agua de manantial y cuando podamos ir a la naturaleza, la dejamos en ella toda nuestra entrega. Sin lugar a dudas, todo lo que regalemos a la gran Madre Tierra, ella nos lo devolverá.
Siempre que viajes y te encuentres con una playa o un bosque que te guste, podemos nutrirlo y vincularnos a él entregándole nuestro elixir, recibiremos a cambio su enseñanza, su inspiración y su magia..Para ello guarda en una pequeña botellita un poco de sangre diluida en coñac para que se conserve y entregarla a ese lugar especial para ti.¿ Sabes qué pasa cuando sembramos nuestra sangre en la madre Tierra?
Ella lee nuestra línea genética, nos reconoce porque somos sus hijas, y sabiendo quiénes somos y cómo está nuestro estado de salud física, emocional y espiritual. Reestructura nuestros datos y empieza a trabajar para devolvernos nuestra verdadera identidad.
GRACIAS MADRE TIERRA! GRACIAS HERMANA LUNA!
 

Última actualización el Martes, 18 de Enero de 2011 21:33
 
Banner
 

Traducciones

English Czech French German Italian Portuguese Catalan Galician

Apadrina un niño de Nicaragua

Banner
Banner
Banner

¿Quieres Apoyar?

Gracias por tus aportaciones, con ellas contribuyes a que podamos seguir transmitiendo este mensaje.